Ad imageAd image

Día de La Altagracia mueve a turistas locales y extranjeros

Génesis García

Higüey. El turismo religioso es uno de los más fuertes para esta fecha, el 21 de enero de cada año, es  debido a que se celebra el Día de la Virgen de La Altagracia quien es considerada como la patrona del pueblo dominicano.

Las tradiciones religiosas son heredadas por generaciones en las familias, es por esto que cada año se trasladan miles de visitantes a la zona del Este del país, hacia el santuario de la Basílica Virgen de La Altagracia, ubicado en el centro de la ciudad de Salvaleón de Higüey.

La Basílica Nuestra Señora de la Altagracia fue inaugurada el 21 de enero de 1971. Esta recibe visitas durante todo el año, en especial dominicanos, quienes sin importar si viven fuera o dentro del pais no desaprovechan la oportunidad de visitarla.

Esta majestuosa obra fue concebida por los arquitectos franceses Dunover de Segonzac y Pierre Dupré, para asi reemplazar al antiguo santuario que data de 1572.

Ad imageAd image

Además de las visitas a la catedral religiosa, estas celebraciones sin duda son de gran beneficio para todo el pueblo, gracias a al movimiento económico de los visitantes, quienes consumen alimentos, rentan casas, habitaciones y villas para poder asistir
a la misa en la Basílica.

Tradiciones Virgen de La Altagracia

Una de las tradiciones que de los feligreses es el recorrido de los Toros como ofrenda religiosa a la virgen, durante el trayecto los creyentes rezan, tocan salves y atabales.

Canta José del Carmen Ramírez Lebrón, mejor conocido como Kinito Méndez: “Virgen de Altagracia, compañera mía, bendíceme tu casa y también la mía”.

Otros artistas como, Los Hermanos Rosario, merengueros, quienes también dedican un merengue a la benefactora.

La trayectoria para recoger los Toros de la Virgen, inicialmente sale desde la iglesia Santo Cristo de Los Milagros, en Bayaguana, por ser en esta localidad donde el reverendo padre Tomás Núñez Cordero, estableció la primera ofrenda de los Toros del Santo Cristo; al igual que la de la Virgen de la Altagracia, en Higüey, siendo el fundador de ambas hermandades.

El motivo de esas ofrendas es el pago de una promesa, el agradecimiento por un favor concedido por la Virgen, la imploración a ella de protección y bendición de la familia, del ganado o sencillamente, el cumplimiento de una tradición familiar de larga data.

Basílica Nuestra Señora de La Altagracia
Basílica Nuestra Señora de La Altagracia

Construcción de la Basílica Virgen de La Altagracia

Fue construida principalmente de hormigón, esta Basilica posee una estructura en forma de cruz latina y de dimensiones monumentales de (4680 metros cuadrados) con un arco principal de 80 metros de altura.

El interior del templo puede acomodar entre 3000 a 3,500 personas, cuyos bancos el 21 de enero desborda su capacidad, tanto dentro del templo como en sus alrededores.

Publicidad
Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

Posee 45 campanas en bronce donadas por Joaquín Alfáu en 1864. Su fachada está hecha en bronce recubierto de oro de 24 quilates, con una escala monumental, vidrieras con refuerzos azules y entrada roja.

El detalle más notable de su arquitectura son los arcos alargados, que simbolizan la figura de Nuestra Señora de la Altagracia con sus manos en actitud de oración.

El arco principal mide unos 80 metros de altura. Por otro lado, el interior de esta impresionante construcción religiosa se encuentra un gran cuadro de la Virgen de la Altagracia.

Tiene un marco fabricado en oro y piedras preciosas, y posee un valor incalculable por la calidad de su fabricación. También abundan elegantes vitrales e impresionantes murales que muestran diferentes santos y figuras religiosas.

Share This Article
Seguir:
Amante de la buena comida, las buenas conversaciones y la comedia. Locutora y estudiante de Comunicación Social.